Hay un movimiento, un ritmo del mundo, del cosmos, que aun esta por ser percibido. Hacerlo aparecer al plegar y desplegar la imagen, hacerla devenir.

Componer la imagen entre la experiencia y la experimentación, por contagios, liberando sus ritmos, liberando las fuerzas de sus visualidades, de sus sonoridades.